Ley 24.240 Defensa del Consumidor

 

 

iv. Información y salud de los consumidores
      Como dice la Constitución, uno de los derechos de los consumidores es tener información sobre los productos y los servicios. Pero eso, los proveedores de un producto o de un servicio están obligados a dar información

• detallada,
• objetiva,
• suficiente,
• veraz y
• eficaz,
sobre el mismo y sobre sus características esenciales.


      ARTICULO 4º.- Información. Quienes produzcan, importen, distribuyan o comercialicen cosas o presten servicios, deben suministrar a los consumidores o usuarios, en forma cierta y objetiva, información veraz, detallada, eficaz y suficiente sobre las características esenciales de los mismos.

Además, la ley establece un principio general que dice que todo producto o servicio no debe suponer un riesgo para la salud o la seguridad del consumidor si es usado en condiciones normales o previsibles.

Una simple plancha tiene riesgos por el uso: puede provocar incendios o quemaduras. Sin embargo, tales riesgos están dentro de la normalidad o previsibilidad del consumidor medio, por lo que no presuponen un conocimiento técnico especial.

Si en el futuro los fabricantes de planchas desarrollan una nueva tecnología que altera las características esenciales de la misma, la previsibilidad del riesgo cambia y, por lo tanto, el fabricante tiene el deber de informar al consumidor los nuevos riesgos.



      ARTICULO 5º.- Protección al Consumidor. Las cosas y servicios deben ser suministrados o prestados en forma tal que, utilizados en condiciones previsibles o normales de uso, no presenten peligro alguno para la salud o integridad física de los consumidores o usuarios.


Por eso, todo producto o servicio cuyo uso puede ser riesgoso para el consumidor debe venir acompañado por un manual de instrucciones que debe estar escrito en castellano, que diga cómo debe usarse, cómo debe instalarse y cuál es el mantenimiento adecuado.

Si el riesgo o la peligrosidad surgen después de que las cosas hayan sido introducidas en el mercado, el proveedor tiene la obligación de informarlo a las autoridades, y a los consumidores mediante anuncios publicitarios.

Por ejemplo, si el fabricante de un queso detecta, una vez que lo distribuyó, que la leche que usó para elaborarlo se encontraba en mal estado, debe informarlo de inmediato para que los consumidores no lo ingieran y retirar el queso de la venta.

Pero, ¡cuidado!, porque muchas veces es el consumidor quien debe prevenirse para evitar los riesgos. Un litro de leche tiene una fecha de vencimiento. Si el consumidor toma la leche después de la fecha de vencimiento, la responsabilidad por los daños que pueda sufrir recae en él.

      ARTICULO 6º.- Cosas y Servicios Riesgosos. Las cosas y servicios, incluidos los servicios públicos domiciliarios, cuya utilización pueda suponer un riesgo para la salud o la integridad física de los consumidores o usuarios, deben comercializarse observando los mecanismos, instrucciones y normas establecidas o razonables para garantizar la seguridad de los mismos.
En tales casos debe entregarse un manual en idioma nacional sobre el uso, la instalación y mantenimiento de la cosa o servicio de que se trate y brindarle adecuado asesoramiento. Igual obligación regirá en todos los casos en que se trate de artículos importados, siendo los sujetos anunciados en el artículo 4º responsables del contenido de la traducción.




Todos los Derechos Reservados para CODELCO. Copyright 2002. Web site realizada por Montes Ramón Abel