Ley 24.240 Defensa del Consumidor

 

 

xvi. Educación del consumidor
Corresponde al Estado Nacional, a los Estados Provinciales y a las Municipalidades la formulación de planes generales de educación para el consumo y su difusión pública, fomentando la creación y funcionamiento de asociaciones de consumidores.

Las autoridades deben buscar la forma de incluir dentro de los planes oficiales de educación primaria y secundaria la enseñanza de lo que dice la Ley de Defensa del Consumidor y hacer conocer sus alcances.

Es muy importante que los consumidores conozcan que existen normas técnicas que los productos deben cumplir, que hacen a su calidad; y que muchas de ellas son fácilmente detectables aún por el menos prevenido.


      ARTICULO 60º.- Planes Educativos. Incumbe al Estado nacional, las provincias y municipalidades, la formulación de planes generales de educación para el consumo y su difusión pública, fomentando la creación y el funcionamiento de las asociaciones de consumidores y la participación de la comunidad en ellas, debiendo propender a que dentro de los planes oficiales de educación primaria y media se enseñe los preceptos y alcances de esta ley.



Toda la formación del consumidor debe estar orientada a:
• Mostrarle que existen alternativas de consumo y hacerle adquirir habilidades en ese sentido.
Por ejemplo, mostrándole que existen productos sustitutivos; que no siempre los productos más caros son los de mejor calidad.

• Enseñarle a usar la información con que cuenta.
Por ejemplo, haciéndole ver que es indispensable que lea un contrato antes de firmarlo.

• Alertarlo para que evite riesgos con productos o servicios.
Por ejemplo, hacerle llegar información sobre el cuidado que debe tener con los artefactos eléctricos y su manipuleo; o el riesgo que corre si ingiere alimentos en mal estado.

• Hacerlo entrar en acción
Ninguna ley será cumplida si los consumidores no la conocemos y si no exigimos su cumplimiento. El consumidor no es un espectador pasivo de la economía sino que es un participante activo, ya que sus decisiones son fundamentales.


      ARTICULO 61º.- Formación del Consumidor. La formación del consumidor debe tender a:
a) hacerle conocer, comprender y adquirir habilidades para ayudarlo a evaluar las alternativas y emplear sus recursos en forma eficiente;
b) facilitar la comprensión y utilización de información sobre temas inherentes al consumidor;
c) orientarlo a prevenir los riesgos que puedan derivarse del consumo de productos o de la utilización de servicios;
d) impulsarlo para que desempeñe un papel activo que regule, oriente y transforme el mercado através de sus decisiones.




El estado puede otorgar subsidios a las asociaciones de consumidores para que éstas puedan desarrollar su labor. Esto es así, ya que como dijimos antes, las asociaciones no pueden recibir dinero de empresas o comercios. Este tipo de ayudas, siempre que el otorgamiento de estos subsidios no implique la imposición de condiciones, que no deben tolerarse, será necesaria hasta que sean los propios consumidores los que con su contribución mantengan la asociación.


      ARTICULO 62º.- Contribuciones Estatales. El Estado nacional podrá disponer el otorgamiento de contribuciones financieras con cargo al presupuesto nacional a las asociaciones de consumidores para cumplimentar con los objetivos mencionados en los artículos anteriores.
En todos los casos estas asociaciones deberán acreditar el reconocimiento conforme a los artículos 56 y 57 de la presente ley. La autoridad de aplicación seleccionará a las asociaciones en función de criterios de representatividad, autofinanciamiento, actividad y planes de acción a cumplimentar por éstas.





Todos los Derechos Reservados para CODELCO. Copyright 2002. Web site realizada por Montes Ramón Abel